Escultura, Arte y Música

Escultura, Arte y Música



TAUROMAQUIA


TAUROMAQUIA

 
Hace unos días un amigo me recordaba qué fue de aquellos dibujos que hice sobre toros. Quizá fue de los pocos que fue a ver mi primera exposición de dibujo y escultura, allá por 1988.

Casi treinta años han pasado y para alguien aún siguen vivos en su retina. Esto para mí es un orgullo, pues hay personas que a pesar todo, se acuerdan de los comienzos de uno.

Aquella “Tauromaquia” (que presenté en 1988) se basaba en líneas de un solo color, buscando la sencillez del trazo. Un par de años más tarde completé la serie con color. Fue uno de los primeros regalos que le hice a mi novia, la que hoy es mi mujer y madre de mis hijos.

En fin, aquellos dibujos se convirtieron en mi primer libro no editado. Un único ejemplar que comparte sitio con otros tantos libros de arte, novela, cocina…

No me gustaría entrar en polémica sobre si las corridas de toros deben existir o no, hoy en día.

Hace muchos años, yo era un taurino como el que más, defensor de aquello que llamaron “Fiesta”, pero con el tiempo he ido cambiando de opinión, y como en la vida, uno va evolucionando. Hoy no defiendo lo que defendí, es más, que se maltrate a un ser vivo de esa manera me duele como ser humano.

Lo que puedo negar es el pasado y por supuesto la estética que se representa en un coso taurino, donde se entremezclan la música, la danza, el color, el teatro y la forma. Con esto no quiero decir que deben permanecer, simplemente hay que ser justo con ciertas cosas y no cerrar los ojos.

Para terminar, creo que no podemos negar la historia y sobre todo su representación en forma de dibujo, lienzo o escultura.
 
 





























































 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario